HOWARD CARTER

Biografia y vida de Howard Carter: Howard Carter corresponte a la categoria de Personalidades a la fecha cuenta con más de 24 Descargas e Impresiones en nuestra plataforma virtual en formatos EPUB, PDF entre otros.

Biografia de Howard Carter

QUIÉN ES HOWARD CARTER?

Howard Carter pertenece al grupo de Personalidades, Aquí algunos detalles de Cuando y donde nació Howard Carter y que hizo desde joven.

NOMBRE REAL DE HOWARD CARTER WIKIPEDIA

  • Nació09 Mayo 1874 | Inglaterra
  • Falleció02 Marzo 1939

BIOGRAFIA DE HOWARD CARTER

Howard Carter nació en Swaffham, en el condado de Norfolk, Inglaterra, el 9 de mayo de 1874. Si su nombre no es universal y ampliamente conocido en el mundo, pero lo es sin duda el del faraón egipcio Tutankamón, cuya tumba Carter tiene el mérito de haber descubierto: es de hecho el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX.

Carter nació en una familia no es muy acomodada en la que el padre, Samuel John Carter, se ganaba la vida pintando retratos de familia para la revista "Illustrated London News". Gracias al talento artístico que heredó de él, el joven Howard aprendió a dibujar y pintar en acuarela aunque sin desarrollar un verdadero arte en este campo. A través de las relaciones de su padre conoció al barón William Amhurst Tyssen-Amherst, que vivía en un pueblo vecino, y que era  conocido en Inglaterra como uno de los mayores coleccionistas de antigüedades egipcias. A través de esta amistad también comenzó para Carter la fascinación por las historias del antiguo Egipto y su gloriosa civilización.

El barón presentó al joven Carter con el egiptólogo Percy E. Newberry, profesor de Egiptología en la Universidad de Liverpool, quien de inmediato tomó cariño al muchacho. En su siguiente expedición a Egipto, financiada por el Museo Británico, Newberry recomendó a Howard como dibujante: su tarea era reproducir en acuarelas, las pinturas de las tumbas y otros hallazgos arqueológicos.

Howard Carter llegó así a El Cairo, donde conoció al arqueólogo y egiptólogo Sir William Matthew Flinders Petrie, quien lo incorporó a su equipo. La expedición de Flinders Petrie duró seis años, durante los cuales Carter tuvo la oportunidad de estudiar, aprender y entender con precisión las técnicas con las que se llevaban a cabo excavaciones arqueológicas. Entre los sitios que visitó y trabajó se encuentran los de Beni Hassan (sitio del Imperio Medio), Hatnub, Tell el-Amarna y el Templo de Hatshepsut en Tebas.


En 1899 Howard Carter, con sólo 25 años, fue nombrado inspector jefe del sur de Egipto y se convirtió en jefe de los sitios importantes de Karnak, Luxor, Tebas y el Valle de los Reyes, todos lugares que ahora constituyen algunos de los destinos más populares para los turistas. Son los años de máxima actividad de Carter, que cava la tumba de Seti I y Nefertari, el templo de Abu Simbel, el sitio de Asuán y muchos más.


La edad de oro terminó en 1905 cuando en una de sus excavaciones, un grupo de visitantes franceses inició una pelea con los guardias egipcios. Carter, en el papel de director, se puso de parte del personal egipcio, por lo que el gobierno británico lo apartó de su cargo, cortando su prometedora carrera. Carter decidió quedarse en Egipto y para sostenerse financieramente, vendió sus acuarelas.


En 1908, tuvo un golpe de suerte: Lord George Herbert, quinto conde de Carnarvon, un aficionado a las antigüedades egipcias llegó a Luxor, eluego de obtener una concesión para comenzar una excavación. Herbert sabía que era necesario contar con una persona con experiencia en el campo, para dirigir y resolver las dificultades de la investigación. Pidió entonces consejo a Gaston Maspero,  director general de antigüedades egipcias - que en el pasado había nombrado a Howard Carter inspector jefe del sur de Egipto - que en respuesta le aconsejó contratar al desempleado Carter.

El acuerdo entre Herbert y Carter fue tan grande que la experiencia conjunta duraría siete años; en este largo período Carter dirigió numerosas excavaciones en sitios egipcios que enriquecieron cada vez más la colección privada del Lord inglés.


La ambición y gran sueño del arqueólogo y egiptólogo era cavar en el Valle de los Reyes, en busca de las tumbas de los dos faraones de la dinastía XVIII sin descubrir: Amenhotep IV y Akhenaton, el faraón hereje, y su sucesor Tutankamón. La concesión de las excavaciones en el Valle de los Reyes se encontraba en manos del abogado estadounidense Theodore Davis pero, gracias a sus habilidades diplomáticas, Lord Carnarvon pudo obtener otra concesión que permitió comenzar el proyectode Carter.


La idea era excavar de forma sistemática todo el valle, cuidadosamente dividido en sectores, cada uno de los cuales luego serían explorados sucesivamente; la operación se inició en el otoño de 1917. La falta de éxito y los enormes costos incurridos durante cinco largos años, pondría a prueba el entusiasmo - y tal vez incluso la paciencia - de Lord Carnarvon; que en el verano de 1922 decidió a concluir la operación.

Carter, sin embargo, seguía creyendo firmemente en su proyecto y logró convencer a Carnarvon para financiar una temporada más de excavaciones, el tiempo necesario para explorar el último sector que faltaba. el 3 de noviembre recomenzaron excavaciones, frente a la tumba de Ramsés VI.

En el segundo día de la excavación apareció un esalón que pronto se convertiría en una escalera, que conducía a una puerta que conservaba intactos los sellos de la necrópolis, una señal de que durante miles de años, luego de su cierre, nunca había sido violada. La alegría de Carter fue incontrolable.


Lord Carnarvon fue inmediatamente llamado desde Inglaterra a Egipto, para que puediera asistir a la apertura de la puerta. Llegó a Alejandría, y seis días después, el 26 de noviembre, Howard Carter y Lord Carnarvonse encontraron frente a la puerta incorrupta desde el siglo XIV aC

Se realizó una perforación para inspeccionar el interior, y los arqueólogos pudieron apreciar cómo el ajuar funerario se había mantenido intacto. Al día siguiente, por fin se abrió la puerta poniendo en evidencia la grandeza intacta de la tuimba y su contenido, incluyendo el sarcófago y los frascos canopos.

Inmediatamente comenzaron los trabajos para catalogar el contenido, antes de ser enviados al Museo de El Cairo, donde, según los acuerdos en concesión, se expondrían al público.

La operación tomó muchos años en los que periodistas de todo el mundo dieron testimonio de lo que se considera a todos los efectos, el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX, no tanto por la riqueza de los hallazgo, sino por el descubrimiento de una tumba faraónica todavía virgen.

El 16 de febrero de 1924, en presencia de Howard Carter (pero no de Lord Carnarvon, lamentablemente fallecido el año anterior), se abrió el sarcófago que reveló en su interior la momia intacta del faraón niño, contenido en un ataúd de oro macizo de alrededor de 110 kilogramos; el rostro estaba, a su vez, cubierto por una máscara de oro macizo que representaba la imagen del difunto.

Carter se dedicó en los siguientes años,  a catalogar los más de 2.000 artefactos encontrados: todavía hoy se pueden admirar en el Museo Egipcio de El Cairo, donde se mantuvo el criterio de inventario diseñado por Carter.

A raíz de este inmenso descubrimiento histórico y arqueológico, Howard Carter se retiró de la actividad de excavaciones, para convertirse en un sencillo - o más bien extraordinario - coleccionista. Murió en Londres el 2 de marzo 1939 a los 65 años, sin haber tenido la oportunidad de exponer a la familia real británica, su sensacional descubrimiento.

DESCARGAR BIOGRAFIA DE HOWARD CARTER

Descargar Biografia Para Movil Descargar Biografias en PDF Imprimir Biografia

BIOGRAFIAS RELACIONADAS A HOWARD CARTER

Listado de biografías de famosos, las biografías de famosos y celebridades de la actualidad y de todos los tiempos.

BIOGRAFIAS RECIENTEMENTE AGREGADAS

Listado de biografías de famosos, las biografías de famosos y celebridades de la actualidad y de todos los tiempos.

BIOGRAFIAS POR CATEGORIAS

Listado de biografías de famosos, las biografías de famosos y celebridades de la actualidad y de todos los tiempos.